El «indicado» no existe

the notebook
La idea de encontrar al indicado o indicada para formar pareja nos puede estar alejando de un relacionamiento posible.

Esther Perel, reconocida especialista en relaciones de pareja; propone la idea que “The one” no existe y que mantener ese ideal nos aleja de la formación estable de una pareja y nos mantiene en la eterna búsqueda de algo más.

Actualmente buscamos que una sola persona lo tenga todo, queremos ser mejores amigos, amantes apasionados, pares intelectuales, excelente padre o madre y la lista sigue y sigue. Pretendemos demasiado de nuestras parejas y vamos formando un ideal inalcanzable, expone Esther.

En cambio, las preguntas deberían ser otras, según la experta. En primera instancia, si quiero escribir una historia junto con esa persona. Si compartimos valores, planes y nos sentimos con la afinidad suficiente para emprender un proyecto de vida en conjunto, puede ser un buen punto de partida para formar una relación.

Y en segunda instancia; ¿qué tipo de problemas puedo tener? Porque con cualquier persona tendremos dificultades, con una serán de un tipo y con otra serán de otra índole pero siempre habrá diferencias. Tener en claro que aceptando a una persona también aceptas lo que no te agrada y asumes que tendrás ese tipo de complicaciones a lo largo del camino, plantea un inicio más realista y menos predispuesto a fracasar.

Entonces, ¿hay que bajarle a las exigencias? Pues tal vez sí.

Aclaremos que hay puntos que son inamovibles, donde no estamos dispuestos a negociar; pero también hay otro montón de cosas de las cuales podríamos tomar responsabilidad, ya sea a través de satisfacerlas nosotros mismos o con otras relaciones, sean familiares, amistosas o laborales pero que, muchas veces; le cargamos a la pareja en respuesta a esta idealización.

Es ahí donde podemos hacer el cambio que le restará responsabilidad y peso recargado en una sola persona y nos devolverá la autonomía sobre gran parte de las cosas importantes de nuestra vida. Que al final, seguramente son las mismas cosas por las cuales nuestra pareja se enamoró de nosotros en un principio y que antes de conocerla resolvíamos con total independencia.

 

Para más información sobre el tema visita la página web www.estherperel.com

 


Texto: Milva Cobelli.
Foto de portada: The notebook – Historia de una pasión. Warner Bros.

 

 


Indecisión: la enemiga de la felicidad. // Indecision: the enemy of happiness.

IMG_7753

Recordé que hace tiempo vi una conferencia de TED que me gustó mucho sobre la felicidad sintética, pero lo que más me llamó la atención de ésta fue un experimento que describen casi al final sobre unas fotografías.

El experimento consiste en citar a un grupo de estudiantes a una clase de fotografía donde se les enseña a revelarlas en el cuarto oscuro. Al final del curso tienen que escoger las dos que más les gustaron e imprimirlas. Se les dice que se pueden quedar con una foto pero que la otra se la tienen que llevar para registro del curso. Y aquí viene lo interesante…

A la mitad del grupo se le da la opción de cambiar la foto si en los siguientes días cambian de opinión; a la otra mitad no se le da esa opción y solamente pueden quedarse con la foto que eligieron primero.

¿Qué grupo creen que se quedó más feliz con su foto? Sí, el grupo que no pudo cambiar de opinión, los que tuvieron que quedarse con la foto que eligieron sin opción a cambio.

Y esto me hace pensar mucho en cómo funcionan las relaciones de pareja hoy en día. Cada vez es más complejo lograr relaciones duraderas y me pregunto si eso tiene algo que ver con la cantidad de opciones y lo accesible que es salir con alguien nuevo. Desde aplicaciones como Tinder hasta páginas web de citas o incluso el gran número de personas que se mantienen solteras, han hecho que las posibilidades de salir con alguien se amplíen y esto puede que al final resulte ser más perjudicial para nuestra felicidad de lo que pensamos.

Cuando empezamos una relación lo vemos todo perfecto, con ojos de amor no encontramos ninguna razón por la cual quisiéramos estar con alguien más pero a medida que pasa el tiempo empezamos a ver todos los defectos de la otra persona y de la relación en sí que al principio no notábamos y es ahí cuando nos empezamos a preguntar: ¿será que estoy en la relación correcta?, ¿debo aguantar estos problemas?, o ¿podría encontrar a alguien mejor para mí? Y así es como con el paso de la duda la felicidad sale por la ventana.

Es indudable que a veces estamos en una relación que no funciona, ya sea porque nos hace sufrir, nos mantiene infelices o nos demanda mucho sacrificio de nuestra propia vida para mantenerla en pie. Pero hay otras veces que terminamos una relación solo para ver tiempo después que nos encontramos en una situación similar con una persona nueva y es ahí donde deberíamos pensar que tal vez se trata de un problema diferente y que quizá la otra persona tiene menos que ver en él que nosotros mismos. Tal vez podamos descubrir que esa relación se puede arreglar desde dentro antes de tomar la decisión de dejarla en pro de encontrar una mejor.

¿Se identifican con algo de esto? Espero que me dejen sus comentarios aquí abajo.

Y no se pierdan esta TED Talk  les dejo el link porque realmente está muy buena y explica a fondo cómo funciona nuestro cerebro con respecto a la felicidad.

 

Con cariño.

Milva.

 


 

Indecision: the enemy of happiness.

IMG_7773

I´ve been thinking about relationships lately, and it came to my mind a TED Talk that I´ve seen a while ago. It´s actually about synthetizing happiness but what intrigues me is in relation to an experiment they made with photographs.

They gave a photography class were students had to take a bunch of photos and choose the two they like the most reveled and print them. And then they say they can keep one and give the other away for school records. And here comes the trick…

One group has the chance to change pictures if they feel like they made a mistake; the other group is stuck with the picture they chose.

So guess which group turns out to be more satisfied with their picture? The ones who couldn´t change their mind.

And that got me thinking about our relationships nowadays. It seems it´s harder and harder to make them last and I wonder if that´s a ´too many options´ fault.

When we first get into a relationship we like everything about the other and as time goes by we discover every single thing we do not like about them. And that´s when doubt strikes, is this person right for me? Am I making a mistake putting up with all of this? Can I find someone better?

And as soon as we start questioning whether we should stay or go, happiness goes out the window. We are as miserable as the students that could change their minds over the picture; we start thinking we got the wrong one.

I have to say that sometimes we are in a bad relationship, no question about it; we suffer, we´re unhappy or we´re sacrificing too much of ourselves to maintain it. But some other times we split from a relationship to end up a while after in a very similar situation and that´s when we should start thinking if there´s something else we might be doing wrong. Or if this relationship that we think is bad can actually be improved from the inside.

Don´t miss the TED Talk it´s a great one (LINK) and let me know what you think about the subject. Is any of this resonating with you? Leave comments below.

 

With lots of love,

 

Milva.


 

 


 

IMG_7790