¿Cómo llegué a México?

Seguido me preguntan esto y decidí contestar oficialmente para todos los interesados en esta nota, que planeo imprimir para traer en mi bolsa como tarjeta de presentación.

Y para contestar tenemos que retroceder un poco en el tiempo, vamos al año en que empecé la universidad. Después de pasar los dos años anteriores buscando activamente mi vocación sin suerte, empecé la carrera de Contador Público. Yo siempre fui buena alumna pero no encontraba nada que verdaderamente me apasionara y esta carrera parecía tener buena salida laboral.

Ahí iba yo todas las mañanas tratando de entender cómo funcionaba la universidad cuando me llaman de la agencia de modelos que tenía en Rosario, Argentina para ver si quería ir a trabajar un mes a Santiago de Chile. La propuesta coincidía con las vacaciones de invierno así que solo perdería 15 días de clases; por eso muy responsablemente me llevé los apuntes y los libros para estudiar lo que iba a perderme y regresar sin atraso a la universidad, pero en ese viaje algo importante iba a pasar.

En el departamento de la agencia de modelos de Chile estábamos quedándonos cuatro chicas, una danesa lindísima que jamás volví a ver, una cordobesa (argentina) también queridísima que supe hace años que estaba conduciendo en un programa de televisión en Córdoba y otra rosarina que acababa de terminar la carrera de Contador Público.

Y recuerdo como si fuera ayer esos momentos en que estábamos sentadas alrededor de la mesa del comedor y la Rosarina desbordante de emoción nos contaba que la habían aceptado para una maestría en España y también en un puesto de trabajo en un banco en Argentina. Y yo la veía tan contenta debatirse entre una opción o la otra que no pude evitar el pensamiento que vino a mi mente de qué aburrido me resultaba todo eso, a lo que inmediatamente me contesté; ¿qué te pasa? Si esto mismo es a lo que puedes aspirar, si te va bien; estudiando tu carrera. Ahí caí en cuenta de que debería emocionarme tanto como a mi amiga y no me parecía en absoluto algo apasionante.

Ahí estaba yo sin rumbo, vocación o inspiración; pensando en qué iba a hacer de mi vida regresando a Rosario. Lo que tenía claro era que no quería seguir estudiando Contabilidad. Y así fue.

Ya de vuelta en Rosario y con una mega crisis existencial, recuerdo muy bien la tarde en que estaba triste (sí el tema de no tener rumbo me afectaba mucho) me llamaron de mi agencia de modelos para contarme de una propuesta de trabajo en México. Y apenas me lo dijeron yo sabía que lo tenía que hacer, la excusa fue que me tomaría 4 meses para pensar en qué estudiar mientras estaba en la Ciudad de México trabajando. Y como por arte de magia -destino- (y la intersección de mi hermana mayor) mis papás me dejaron ir.

Así fue como llegué a México a trabajar por 4 meses la primera vez, pero por 6 la siguiente y desde entonces sigo aquí escribiendo la historia de mi vida en México.

primera seccion
Foto de mi primer estudio fotográfico


Depresión: 5 hábitos para salir del bache

Antes que nada tengo que aclarar que si estás teniendo pensamientos suicidas o conoces a alguien que los tenga, lo mejor es consultar con un especialista. Estas recomendaciones están basadas en mi experiencia personal y no pretenden suplir un tratamiento médico o psicológico.

La depresión es una de esas enfermedades de las que nadie quiere hablar, de las que todavía generan vergüenza y nos hacen pensar que hay algo malo con nosotros mismos. Es por eso que quiero tocar el tema, porque sé que la depresión es un gran monstruo que silenciosamente tiene cada vez a más gente bajo su sombra.

Les puedo asegurar que sin importar quien seas ni donde vivas conoces, a lo mejor sin saberlo, a alguien que tiene depresión. Yo he tenido depresión y con base en mi experiencia quiero contarles algunos hábitos que me ayudaron a salir adelante.

Es un proceso de cambio de conductas que genera que tu mente empiece a accionar de manera más positiva, por eso es importante ser constante y perseverante para tener transformaciones duraderas.

Salte de la cama

Para quien tiene depresión la cama puede funcionar como una trampa de arena movediza. Puede que te sientas cansado o sin ganas de hacer nada y quedarte en la cama un rato más parezca una buena decisión. Generalmente no lo es, mantenerte inactivo te devuelve todos los pensamientos recurrentes que fomentan tu depresión, además altera tus ciclos de sueño complicando el descanso nocturno.

Sal a dar un paseo

La soledad y la depresión van de la mano, mientras más solos nos sentimos más nos cerramos a tener una relación con alguien lo que refuerza el sentimiento de soledad. Por eso salir de casa, del aislamiento y empezar a caminar por las calles de tu vecindario te puede contagiar de la sensación de vida y movimiento que tiene tu ciudad. Si tienes oportunidad de conversar con alguien aprovéchala, a veces una pequeña charla de pocos minutos nos saca del estado de pesadumbre y nos devuelve al aquí y ahora.

Las investigaciones científicas sobre la felicidad aseguran que la clave está en cambiar de hábitos y fomentar los actos que propician nuestro bienestar. La felicidad, al final de cuentas; no es más que un músculo que debe ejercitarse diario para fortalecerse.

Lee o escribe

Si te gusta leer puedes salirte de tus pensamientos negativos sumergiéndote en alguna buena novela, pero si sientes que tu mente está demasiado dispersa y repetitiva mejor opta por escribir. Cuando ponemos en papel todos los pensamientos recurrentes que no nos dejan en paz la mente siente alivio de que esté anotado, es como cuando haces la lista del súper y ya no tienes que estar recordando que no se te puede olvidar comprar pan. Del mismo modo cuando algo te preocupa; la mente descansa cuando se pone por escrito.

Escribir tus pensamientos también te da perspectiva, te permite ver las cosas desde otro ángulo y eso a veces es justo lo que necesitamos.

Haz ejercicio

Parece reiterativo el tema del ejercicio pero es que realmente funciona. Practicar un deporte o tomar clases grupales en el gimnasio son ideales para sacarte de la rutina negativa.

Agradece

Todas las mañanas apenas te despiertes piensa en cosas, situaciones o personas por las cuales estás agradecido. Cada vez que hacemos esto no solamente estamos llenando nuestra mente de amor si no que también estamos recordando que tenemos mucho, que no todo es malo y empezamos a poner en mayor estima lo bueno que nos pasa.

“Los estudios demuestran que aquellos que priorizan sus relaciones sociales y dedican tiempo a las personas que les importan, aquellos que experimentan gratitud a menudo, aquellos que no ignoran hábitos saludables como el sueño y el ejercicio y, sobre todo, aquellos que le dan más importancia a tener tiempo que a tener dinero son mucho más felices”. Laurie Santos (profesora de psicología y ciencias cognitivas en la Universidad de Yale – The Science of Well-Being)

Independientemente del lugar en el que te encuentres en tu vida, ya sea que te estés recuperando de alguna situación traumática o de un duelo, o que la depresión se haya convertido en una visitante recurrente; tú puedes aumentar tu bienestar, pero te aseguro que no es cosa de un día para otro, es cosa de constancia, de esfuerzo y de dedicación para lograrlo. No te rindas, estás aquí porque tu existencia es valiosa y puedes lograr mucho más de lo que te imaginas.

 


 

 


Foto: @adrianavegam

¿Cómo se llega de no correr nada a tu primer carrera?

Realmente empecé a correr porque quería bajar unos kilos que subí desde hace meses y que no parecían querer irse de ninguna forma. Yo no soy muy buena para las dietas así que pensé que subiendo mi quema de calorías podía conseguir mejor resultado.

Facetune_31-08-2018-16-40-01

Empecé corriendo por intervalos de 5 minutos y dos de caminata hasta llegar a media hora. A la semana siguiente le subí a 7 minutos corriendo, luego a 10 y después a 15 hasta completar la media hora. Llegando a este punto ya corría 30 minutos con un solo intervalo y pensé: ¿si corro otros 15? Y así llegué por primera vez a 5 kilómetros en 47 minutos.

Tener un objetivo medible

A partir de ahí la meta de bajar de peso pasó a segundo plano y el nuevo objetivo se convirtió en el principal motivador. La ilusión de correr 5k sin descanso cambió el juego completamente, ahora se trataba de rendimiento, de tiempo por kilómetro, de intervalos, de vueltas; me empecé a sentir como una deportista entrenando.

La consigna era correr 4 días a la semana y el progreso no tardó en presentarse, cada semana fui mejorando el tiempo, la resistencia y el ritmo. Y esto sin duda es el mejor motivador, ver que vas mejorando te impulsa a seguir, te da esperanza y te deja saber que vas por buen camino.

A continuación un reto

Desde chiquit@s estamos acostumbrad@s a que se mida nuestro desempeño y bueno o malo nuestro cerebro espera recibir una recompensa, la palmadita en el hombro que nos asegura que hemos hecho un buen trabajo. En este caso se compara con ponerte un reto, una carrera. Para hacer la búsqueda del objetivo un tránsito más emocionante es útil tener un reto que vencer para conseguir un pequeño reconocimiento y cruzar literalmente la meta que llevas tanto tiempo trabajando por alcanzar.

Y así es como un paso te lleva al siguiente y sin darte mucho cuenta, en tres meses pasas de no correr nada a tu primer carrera. (Ah, y por cierto, bajé 3 kilos.)

35fb470a-4444-4cd9-98bd-e215b0f00cb1


Fotografías: @adrianavegam



5 maneras de mantenerte motivad@ para hacer ejercicio.

Hace unos días me preguntaron en Instagram; ¿cómo le hago para mantenerme motivada? Y aquí les hice un resumen de las cosas que me ayudan a seguir adelante, aun cuando no tengo muchas ganas:

Sport Dates

Es una excelente manera de socializar y mantenerte en forma al mismo tiempo. Cuando suena el despertador a las 6:00 am y todavía está oscuro afuera, las ganas de seguir durmiendo pueden ser muy fuertes, pero si quedaste con alguien seguro no querrás dejarle plantad@, además de que te será más ameno y se te pasará el tiempo más rápido.

No negociar conmigo

Cuando la flojera se apodera de ti no tienes la lucidez suficiente para tomar las mejores decisiones, así que no negocies. Cuanto antes cumplas con tu plan de ejercicio, mejor. Así que no dejes para mañana lo que puede hacerte bien hoy.

El ejercicio es mejor en la mañana

Yo siempre pienso que si tengo algo difícil que resolver es mejor hacerlo a primera hora de la mañana, cuando tengo más energía, lucidez y la sensación de que aun tengo todo el día para hacer las demás cosas importantes. Lo mismo con el deporte, a lo largo del día nos vamos cansando, surgen imprevistos y tenemos menos ganas así que al buen paso, darle prisa.

35efab81-6a6d-45a2-aaec-0490a16b6412
Ponerte objetivos

Esto ayuda a medir tu progreso, no es lo mismo correr como hámster en ruedita, sin ninguna buena razón más que mover las piernas; que tener un objetivo claro y medible por el cual cada progreso en tu entrenamiento te acerque a alcanzar.

Competir

La competencia puede ser contigo mism@ para mejorar tu tiempo o tu desempeño, pero siempre es bueno interactuar con otras personas con objetivos similares para darle una chispa extra de motivación a tu entrenamiento. Sentir la adrenalina de la competencia y la emoción de alcanzar la meta pueden ser de las recompensas más emocionantes que te mantendrán entusiasmad@ por seguir.

Espero que estas recomendaciones te sirvan para mantenerte en actividad y recuerda que lo más difícil siempre es empezar, una vez vencida esa primer resistencia las endorfinas, la sensación de bienestar y el progreso te van a ir ayudando a ir por más.

f7bba441-ade9-486e-99dd-136c7eae2481


Fotografías: @adrianavegam



Plan de sábado: comprar flores

Un florero con algunas flores frescas tienen el poder de armonizar un ambiente, por su colorido y aroma dan un toque de delicadeza al lugar, pasando de una estancia inanimada a un lugar con vida.

Pocos tenemos la costumbre de comprar flores regularmente; en general esperamos a que nos las regalen. Pero es un placer que no deberíamos dejar en manos de otro.

65e67882-7564-4f8e-bf5d-69c210a1dd30

México es un país rico en flores y plantas, su clima es propicio para sembrar gran variedad y se encuentran a buenos precios especialmente en los mercados de la ciudad. Yo no lo sabía hasta que conocí a mi “florista de confianza” que según la ocasión me prepara arreglos a medida. Desde modestos ramos de $50 pesos para renovar las flores frescas semanalmente, hasta preciosos arreglos conmemorativos.

La experiencia de comprar flores para la casa es como hacerle un cariño a tu hogar, consentir un poco la estancia en donde pasas la vida y agregarle belleza a tu cotidianidad. Y lo mejor es que la relación con el florista es mucho más estable que la de pareja así que tu casa ya no tiene que sufrir por tus desatinos amorosos.

IMG_2331
“Si solo te quedan dos monedas, compra con una un pan y con la otra una flor”. Proverbio chino.

Fotos: @piolojuvera



Como es el tenis es la vida

El tenis es solo un juego para la mayoría de la gente, pero a mí me pasa que cada vez que juego un partido encuentro un aprendizaje aplicable a mi vida fuera de la cancha.

IMG_2361

Y es que me encanta pensar que como es el tenis es la vida, porque como eres mientras juegas es igual a como eres allá afuera, en el mundo. La diferencia es que dentro de la cancha se puede ver con mayor claridad ya que en apenas un par de horas puedes ir abajo perdiendo, ganando, con ventaja o luchando por salir del hoyo. Puedes encontrarte confiado o necesitando creértela un poco más y siempre tienes que jugar con lo que te manden, ya sea la vida o el jugador contrario.

IMG_2370

En el tenis pensar que el otro jugador es mejor que tú sirve para muy poco, así como tampoco sirve clavarse con las injusticias de la vida. Planear estrategias también tiene sus limitantes ya que pueden servir de guía pero al final tienes que improvisar sobre lo que te toque recibir del otro lado, al igual que en la vida. ¿Ya me van entendiendo?

Yo tengo la tendencia de querer que las cosas sean de cierta manera, eso que le llaman (desconsideradamente) ser controlador; pues en un partido lo mismo, quiero jugar lo mejor que puedo en todo momento y a veces cuando cometo un error me digo cómo hacerlo bien la siguiente vez y, ¿se imaginan lo que pasa? Que cuando me digo cómo hacer las cosas me salen peor que si no me digo nada.

Y ya sé que todos los -new age-meditadores-predicadores de los cuatro acuerdos-discípulos de Don Juan- me van a decir que es obvio que hay que dejar que las cosas fluyan, solo que en la práctica no es tan obvio.

Tenemos la tendencia a querer que las cosas sean de cierto modo y cuando no son así buscamos corregirlas para que mejoren, así lo aprendimos en la infancia y lo seguimos haciendo en la vida diaria porque eso se entiende como tomar responsabilidad, ser cumplidos, tener compromiso. Y resulta que hay otra forma de ser asertivos sin intentar controlar y esa forma se llama confianza.

IMG_2371
“It’s no accident, I think, that tennis uses the language of life. Advantage, service, fault, break, love, the basic elements of tennis are those of everyday existence, because every match is a life in miniature.»  – Andre Agassi.


Una amistad de toda la vida

Hace algunos años solía ir a un cine que estaba dentro de una plaza comercial donde había muy poco para hacer. Tenía algunos comercios, un supermercado y una tienda de mascotas. Así que mientras esperaba a que fuera la hora de ingresar a ver la película siempre aprovechaba el tiempo para ir a mirar a los perritos que tenían en la tienda.

Me moría de ternura por los cachorritos pero mi frase típica era: No me vayan a regalar un perrito porque no quiero, eh. ¡Dan mucho trabajo! Y así transcurrieron un par de años, hasta que un día se me ocurrió decir que había encontrado la raza ideal para mí.

El Dóberman Pinscher o miniatura era mi gran hallazgo; es de pelo corto, lo que según yo significaba menos pelos por todos lados (tiempo después descubrí que es al revés, las razas de pelo largo sueltan menos). Es pequeño así que no incomodaría tenerlo en departamento pero no es miedoso como un Chihuahua y tampoco requiere tanto mantenimiento como el Yorkshire o Pomerania. Me parecía que era un perro «Perro» en tamaño pequeño y eso era lo que más me atraía.

Y poco tiempo después llegó a la casa un señor con una caja de zapatos con dos cachorritos adentro.

Uno de los cachorros era blanco y café, y la otra era golondrino (negro, café y blanco). En un principio fue el blanquito el que me gustó más pero la verdad no me pelaba; en cambio, cuando agarré a Lucy nos agradamos rápidamente, ella con su torpeza de recién nacida caminaba contenta hacia donde yo estaba y yo inmediatamente decidí que la adoptaría.

f731bdc93b619c14e62bdc9a1c99bee0
– Soy tan buena que deberían rascarme la pancita.

Ella era una pequeña bola de pelos que cabía en una de mis manos y con el tiempo se convirtió en una cachorra tremenda que le encantaba jugar a descoser la alfombra, a quitarle el relleno al colchón y a marcar el tapete con pipí, obviamente me refiero al de lana porque hacer en los wee wee pads no era ni cerca tan divertido.

Me costó mucho enseñarle cosas, como cuando yo saltaba de felicidad en el camellón de enfrente de casa para que ella entendiera que tenía que hacer pipí afuera, o como cuando no la dejé dormirse más en la cama y tuve que aguantar su cantaleta toda la noche desde la puerta de la recámara. Y también me costaron muchas cosas que nunca aprendió como dejar de hacer berrinche cuando alguien se va de casa o no ladrarle a los perros en la calle.

df4f9f5f-a9b4-4a49-b4e3-aacfea3f77fa
Cuando consigue burlar mi seguridad y aprovecha a dormirse unos minutos en la cama.

Pero después de convivir con alguien, aunque sea de otra especie; uno le va aprendiendo sus modos. Yo llevo con Lucy 14 años, (después de mis padres en con quien más tiempo he vivido) la acepto como es, ya sé qué cosas no le gustan y cómo lograr lo que quiero que haga (la mayoría de las veces jaja) Y ella sabe de mí tal vez mucho más, no hay nadie con quien haya compartido más momentos de intimidad; si lloro viene a mi lado, si estoy muy contenta ella salta en mis piernas y nos hemos acompañado al baño innumerable cantidad de veces.

91a5e193-b82f-4f73-a10d-68e8b291ff18
No nos damos besos en la cara, aunque en la foto parezca que sí.

No soy de las personas que tratan a los animales como hijos, ni la llevo a todos lados conmigo, ni tampoco la consiento demasiado y por supuesto que no la visto (porque nunca se dejó) pero de lo que estoy segura es de que su presencia en mi vida es enriquecedora, que su cariño me ha hecho sentir afortunada y que su amistad perruna me alegró un poco más la vida.

005
El suéter le duró puesto lo que nos tardamos en tomar la foto.

 


 

 


 

Deja de soñar y alcanza tus objetivos

IMG_1449
Un poco de Administración de Empresas aplicada a la vida diaria.

Cuando estudiaba la carrera (yo estudié Marketing pero comparte algunas materias con Administración) nos explicaron las bases teóricas para determinar objetivos en un ámbito organizacional. Y ahora que lo pienso, no son muy distintas a lo que se debe tener en cuenta para elegir metas personales y sentir que vas avanzando en el camino de tus logros.

Usualmente pensamos en “hubieras”; abres una revista, ves la casa de Luis Miguel en Acapulco y piensas: si yo tuviera esa casa la disfrutaría muchísimo. Y eso no te movió ni medio centímetro más cerca de la casa.

Si dejamos de lado el pensamiento de “me gustaría algún día aprender a esquiar” y en cambio lo ponemos como objetivo, todo cambia.

Primero tienes que hacer una lista de tus objetivos, todos los que tengas. Después los vas a clasificar en orden de importancia y dependiendo de cuánto tiempo creas que te pueden tomar conseguirlos, determinas si son de corto, mediano o largo plazo.

Independientemente del plazo todos tendrán acciones que se deberán empezar cuanto antes.

Para determinar correctamente los objetivos, estos tienen que ser ESPECÍFICOS, es decir; que me vaya bien, ¡no funciona! Pregúntate, por ejemplo: ¿quiero una casa de una recamara o de dos, en el centro o en las afueras? ¿quiero poder pararme en las dos tablas de esquí y deslizarme en la pendiente de principiantes? ¿O quiero llegar a las pistas negras?

Cuanto más específico seas en lo que quieres será mucho más fácil el proceso.

MEDIBLE tienes que poder saber si estás avanzando o no hacia tu objetivo y para eso se tiene que poder cuantificar. Afirmaciones como: quiero ser exitoso, quiero que me quede mejor la ropa, quiero ser deportista; no sirven.

Mejor es: quiero incrementar mi ingreso mensual en un 20%, quiero bajar 5 kilos, quiero salir a correr dos veces por semana.

También es importante que estos objetivos sean ALCANZABLES, porque aunque parece muy lógico, perdemos mucho tiempo comparándonos con personas que no se parecen en nada a nosotros y de repente sacamos el: me gustaría ser como él o ella. ¡Olvídate de todo eso! Además en este punto tienes que evaluar tus capacidades, si quiero una casa en Acapulco frente al mar y la más barata cuesta lo de 350 de mis sueldos mensuales entonces mejor voy acomodando mi objetivo a lo que sí puedo tener, que tal vez sea una casa con alberca, por ejemplo.

Y por último, tienen que estar acotados a un LÍMITE DE TIEMPO, ¿cuánto tiempo necesito para juntar el enganche de esa casa? ¿cuántas clases me puede tomar aprender a deslizarme en la nieve? ¿cuándo empieza la temporada de nieve? Etc. Todas estas preguntas te ayudarán a ponerle un límite de tiempo probable en el que realmente tienes la posibilidad de lograrlo. Y recién ahí tienes un objetivo determinado correctamente.

Lo siguiente es poner manos a la obra, porque el reloj está andando y hay mucho por hacer para alcanzar lo que tanto soñaste.

Espero que estos consejos te sirvan y tengamos próximamente muchos sueños cumplidos (en forma de objetivos formales).

Con cariño,

Milva.



Somos una especie en viaje

image1

A menudo me preguntan de donde soy, no pasa un día sin que alguien me lo pregunte. Y es que siendo una argentina viviendo en México, no importa cuantos años ya, el oyente siempre alerta de cualquier cambio en entonación que denote alguna diferencia y en automático siente la necesidad de ponerle etiqueta. De darle nombre a la diferencia, que cree que hay pero que realmente no comprende.

Yo con algo de recelo contesto de donde soy y como si fueran mis ojos una cámara filmadora hacen zoom en la expresión de la otra persona y es inevitable que su semblante cambie. La idea que tiene sobre mí ya no tiene nada que ver con quien soy sino con lo que cree conocer de mí, en especial de mi lugar de origen.

Es en vano tratar de explicar que en realidad tenemos mucho más en común de lo que se imaginan, que siendo dos naciones que luchan para salir adelante frente a la constante adversidad, rodeados de injusticias y corrupciones, con el sueño profundo de ser parte de una familia feliz y sobretodo con nuestras raíces latinas; hay mucho más de lo que nos une que de cosas que nos separan.

Pero es en vano digo, porque la gente tiene etiquetas mentales que en automático aplican al otro, y esto no depende solamente de donde naciste, también del trabajo que tienes, de la colonia en donde vives, la ropa que usas y hasta los modismos que empleas para expresarte. Etiquetas que nos limitan y nos dividen, empañando la naturaleza misma que compartimos.

Las similitudes están en los anhelos, en los sueños, pero también en las necesidades; de amor, de ser escuchados, de ser entendidos, de vivir en paz. Cuando nos fijamos en ellas podemos ver nuestro parecido, porque independientemente de nuestro origen todos queremos lo mismo y eso es parte de lo que nos define como humanos, es nuestra naturaleza compartida.

Veo en ti una parte de mí por más distintos que parezcamos ser.

 


 

“Somos una especie en viaje. No tenemos pertenencia, sino equipaje.”

Movimiento. – Jorge Drexler